Viernes, 15 de enero de 2010


ENTREVISTA JOEY TEMPEST


YORKSHIRE EVENING POST // REINO UNIDO


-14 ENERO 2010-

 

 

 

 

Como a cualquier otro sueco,  a Joey Tempest no lo amedrentan ni un poco las heladas temperaturas que están asolando a Londres,  su ciudad adoptiva.

 

“Hay un poco de nieve aquí, sí - dice el  cantante de Europe con voz suave- pero estuve en Estocolmo pasando las fiestas y ahí sí que había mucha nieve. Estuvimos muy cómodos,  tuvimos una blanca Navidad. Me quedé porque hicimos dos shows allí, en Gothemburg y en Estocolmo, alquilamos una casita con mi familia”.




El frontman de 46 años está preparándose para un par de meses agitados en gira. En pocos días más, la banda arranca el tour en Holanda, siguiendo por Bélgica, Francia, España, Suiza, Italia, Austria y por territorio británico en Febrero. Cargan en sus espaldas con “Last Look At Eden”, el noveno álbum de Europe en casi 30 años de carrera. Es un disco que sorprende a quienes solo recuerdan al grupo por su himno soft rock “The Final Countdown”. Con las guitarras clavadas en 11, “Last Look At Eden” se acerca más a aquellas bandas que Joey adoraba en su juventud, como Led Zeppelin o Thin Lizzy.

 

“Nuestras influencias se notan en este disco mucho más que en ninguno que hayamos hecho antes. Hicimos tres discos en 5 años y todos han sido orientados a las guitarras y más pesados que lo que hicimos anteriormente, ya que los más “famosos” estuvieron  orientados al mercado norteamericano. Los primeros dos discos también fueron muy pesados, orientados a las guitarras, nos gustaban bandas como Thin Lizzy, UFO y Whitesnake”,  afirma Joey.

 

 

Cuando él y su guitarrista John Norum formaron la banda Force en 1979, en verdad eran únicos en Suecia. No le interesaron a ninguna  compañía y sólo pudieron firmar un contrato discográfico después de ganar una competencia de bandas.

 

“Fuimos los primeros en salir de Suecia, pero en la movida ya había bandas como Def Leppard y Bon Jovi,  que empezaron en nuestra misma época”.  

 

Los discos “Europe” y “Wings of Tomorrow” anduvieron muy bien en Japón, pero no fue sino hasta “The Final Countdown” en que el éxito se volvió mundial.

 

“La canción fue escrita mucho tiempo antes. Nosotros teníamos un único guitarrista y durante los solos la banda necesitaba algo para llenar los vacíos, fue por eso que me interesé por los teclados. Entonces le pedí prestado un teclado a un chico en la escuela (que resultó ser Mic Michaeli) para practicar. Fue más o menos cuando compuse el riff, pero quedó archivado por algunos años más”, recuerda Tempest.

 

Dicho riff resurgió en 1986, cuando Europe buscaba algo poderoso para abrir los shows.

“En ese tiempo ya éramos lo suficientemente capaces de escribir una buena canción.  Musicalmente tiene un tempo galopante, como muchos temas de UFO o  Led Zeppelin y para las letras elegí un tema espacial, inspirado por “Space Oddity” de David Bowie, que fue el primer single que compré en mi vida”.

 

 

 

 Aunque la canción era larga para ser un single, Joey sentía que había algo muy especial en ella.

 

“Tenía una buena sensación, a mí me sonaba como un soundtrack. Era distinta, única y casi todos quisimos que fuera el primer tema del disco”.

 

Una vez lanzada al mercado, la canción se convirtió rápidamente en Nº 1 en 25 países y los más diversos artistas han hecho covers de ella. Joey  recibe cada mes, varios pedidos de permiso para reversionarla.

 

 “Tengo el derecho a decir que no si quieren modificarle las letras, pero de todas maneras es algo que no se puede detener, han hecho algunos covers muy graciosas”, comenta.  “Me gustan en especial una versión electrónica muy austera del eslovaco Laibach y una versión de un trío de jazz,  creo que son escandinavos”.

 
El tema le abrió muchas puertas a Joey y compañía.

 

 “A los 23 años viajábamos por el mundo, nos alojábamos en los mejores hoteles, volábamos en helicóptero y en jet privado. Gracias a ella conocimos  Europa, Asia, Estados Unidos… Y ese había sido nuestro sueño, salir de gira por el mundo como hacían nuestros ídolos, Thin Lizzy o Deep Purple”, recuerda.

 
En los años siguientes, Europe editó otros dos discos y continuó de gira, pero en 1992 se tomaron un break,  durante el cual Joey sacó algunos discos solistas.

 

“Me interesaron grandes compositores como Bob Dylan, Jackson Browne y Van Morrison.  Los demás músicos de la banda trabajaron con gente de la talla de Glenn Hughes, para nombrar sólo uno”. 

 

 

 

Aunque se reunieron brevemente a tocar en la víspera del Nuevo Milenio en Estocolmo, no fue sino hasta el 2004 en que los miembros originales decidieron realizar un regreso  a escala completa.  Joey agradece no haber tenido que volver sólo por la nostalgia ochentosa y haber hecho las cosas a su manera.

 

“Decidimos hacerlo a largo plazo. Ahora producimos nuestros discos y después los licenciamos, entonces así empezamos a pagarlos. Quién pueda  hacerlo, les digo,  es lo más inteligente que pueden hacer, es duro pero podemos financiarnos con las giras. El 75% de los ingresos de una banda hoy proviene de las presentaciones en vivo, al contrario de los 80s en que todo provenía de la venta de discos”.

“Lo más importante es -aconseja Joey- trabajar duro y ser creativo. No puedes engañar a los fans: muchas bandas se han reunido para hacer lo mismo de siempre y a la gente no le importó, nosotros quisimos hacer algo diferente y así obtuvimos un poco más de credibilidad. Mucha prensa especializada está ahora detrás de Europe y el apoyo que tuvimos en Reino Unido ha sido grandioso”, finaliza. 

 

Fuente

 

http://www.yorkshireeveningpost.co.uk/musicandgigs/Music-interview-Europe.5983091.jp


Publicado por europefansargentina @ 20:15
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios